0
Comentarios

El mundo de Internet y lo de la comida al día de hoy

¿Has buscado alguna vez una receta online o la revisión de ese restaurante donde querías ir desde hace mucho tiempo?

¿O eres un apasionado de la cocina y has decidido comenzar un blog para contar sus creaciones, para hablar sobre los gustos y para mostrar el sabor, quizás a través de su cuenta de Instagram?

Si cualquiera de los anteriores comportamientos te suena familiar, entonces, definitivamente estás en buena compañía.

Gracias a Internet, así como el crecimiento de la sensibilidad hacia el tema, la que se construyó alrededor de la comida es una cultura de lugares, imágenes, redescubiertas y creatividad que a menudo ha llevado a la revalorización de las antiguas tradiciones o la aparición de talentos y pasiones ocultas.

La comida se ha convertido en los últimos años en el actor principal y la nueva estrella de los medios de comunicación: televisión, libros e Internet se han vuelto locos y casi todos los días van naciendo nuevos programas, scripts, blogs o aplicaciones que implican la cocina, recetas y en general la comida.

Este cambio de paradigma también ha llegado a la televisión. Solo hace falta de pensar en los muchos programas de cocina como MasterChef y Hell’s Kitchen, formatos internacionales que también pueden generar un número significativo de conversaciones online sobre el tema.

El resultado es la difusión de una cultura de la comida cada vez mayor, que pasa no sólo desde los restaurantes con estrellas, sino también de las experiencias cotidianas de los que viven los alimentos como una pasión, tanto en términos de producción cómo de consumo. Es una cultura, para todos, tiene la narración de historias online, no sólo texto o vídeo, sino también a través de imágenes.

Los cooking shows están ahora en todos los canales de televisión, los food blogs han inundado la blogosfera y las aplicaciones móviles están proliferando. Todo esto ha influido inevitablemente, incluso en el mundo de las redes sociales, que se basa en los usuarios, en su "narcisismo" y en el deseo de compartir sus experiencias (aunque sólo sea un sándwich).

Food pornography y social eating se han convertido en dos tendencias cada vez más presentes y con ellos han nacido y se han criado también redes sociales: la primera es la condivisión de la imagen del plato que se va a comer, y los ejemplos más famosos son sin duda Pinterest e Instagram (un poco menos Facebook); el segundo es el uso realmente compartido de la comida, con la organización de eventos y noches para invitar a amigos (e incluso extraños) para comer en casa.

Si intentas buscar #foodporn en Instagram se encuentra a unas 50 millones de fotos con este hashtag.

El verdadero éxito se debe al hecho de que casi todo el mundo puede llegar a ser "chef" o "expertos" por unas horas y puede estar orgulloso de sus creaciones, o se puede alabar o criticar un plato que van a comer, y luego intercambiar puntos de vista con otros usuarios.

De este boom se han dado cuenta también las marcas comerciales del sector de alimentos y los restaurantes que a través de las redes sociales siempre han dado más importancia a las imágenes y participación de los usuarios.

Además, el antiguo Word of mouth ha sido reemplazado por "me gusta" y condivisiones. Pues saber cómo hablar con la transparencia y la imaginación, desarrollando estrategias de comunicación que se aprovechan de esta misma nueva tendencia de las redes sociales se ha convertido en una obligación, con el fin de no permanecer detrás de los competidores.

 

Veamos ahora, con algunos elementos de reflexión e incluso un poco de ironía, cómo ha cambiado nuestra relación con la comida desde cuando hay las redes sociales y los blogs de comida.

La comida en la era de Internet es esa cosa que, mientras estás a punto de morder en una pierna de pollo en el restaurante, llega un amiga que está allí contigo y te dice, en tono amenazante: "Ponlo de nuevo en la olla porque tengo que tomar fotos."

La comida en la era de Internet es aquella cosa para que si pide a tu madre su receta más famosa, ya no se abre un cuaderno con páginas amarillentas, escritas en minúscula a manita, pero le dice: "buscala en Google".

La comida en la era de Internet aquella cosa para que no hay más amigos pero solo food blogger.

La comida en la era de Internet es la cosa para que si estás en una dieta a la hora de la comida, tienes absolutamente que salir de Facebook, si no quieres ver las fotografías de las páginas y páginas de lo que la gente come.

La comida en la era de Internet es esa cosa que, mientras todo el mundo está hablando y está interesado ​​en la calidad de los alimentos, en los supermercados al mismo tiempo se registra el aumento de las ventas de congelados.

La comida en la era de Internet es esa cosa que, antes de entrar en un nuevo restaurante, te lees todas las críticas de TripAdvisor y sobre eso, por un tema de social validation, vas a elegir si comer ahí o no.

La comida en la era de Internet es aquella cosa para la cual tienes que hacer morir los otros de envidia porque estás comiendo algo más sabroso que lo que están comiendo ellos.

La comida en la era de Internet es lo que te ayuda a sentirte menos solo en el momento en que somos, para historia, cultura y humanidad, más acostumbrados a compartir, o sea cuando comemos.

¿Y tu que piensas?

Ah....y comparte si te ha gustado!!!

Escrito por
Categoría
Trucos y curiosidades

Comentarios 0

Deja un comentario


Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad
back to top
Botón Soporte